martes, 28 de noviembre de 2017

“Los monstruos”

Mucho se escribió y se realizó sobre la relación de padres e hijos, hijos y padres. Sin embargo, pocas veces se pudo ver una obra con todo lo incorrecto y subversivo del arte. La sobredimensión de un padre con un hijo y su reciprocidad no es un tema muy considerado, sobre todo con los códigos del teatro moderno, con músicos en vivos y actores que actuando son soberbios, pero que cuando cantan, multiplican su talento. Mariano Chiesa y Natalia Cociuffo son performers que llenan con su volumen, salas inmensas. Entonces, verlos en lo pequeño del Teatro Picadero, exalta. “Los monstruos” exalta una vez que entendemos de qué va. En el principio nos tantea, nos tararea al oído, y sigilosamente, plantea el tema. Inmersos en el conflicto, solo nos queda no respirar más y palpitar hasta saber hacia dónde va y posterior final.

“Los monstruos” trata sobre dos padres que dicen que sus hijos son diferentes a todos por sus cualidades. Claudio y Sandra, de corta edad, de unos treinta y largos años, muestran sus miedos, miserias, inutilidades y fracasos, en la interacción diaria con sus niños. Se cruzan en un cumpleaños y después en paralelo cada uno relata sus vivencias, hasta llegar a otro encuentro fortuito en el colegio donde cursan ambos. Para los que nos veamos identificados con algunas cuestiones, la obra cae en esos lugares comunes en los que hemos estado alguna vez. Y para aquellos que sean simples espectadores de lo ajeno, una fuerte crítica social a la paternidad actual. No tan extremista, pero con muchas dosis de realidad.

Mariano Chiesa y Natalia Cociuffo se complementan a la perfección. Una dupla de probada calidad, que se alterna en el brillo. Cada discurso, sea al unísono o en su carril, es una muestra de cómo debe actuarse en teatro. Y sus momentos cantados, un lujo visual. Aquí se nota la mano de su director Emiliano Dionisi (también autor), para no confrontarlos y que el espectador no compare, sino que los aprecie como un todo. Como aquellas recordadas duplas de cualquier disciplina, que quedan en la memoria como un solo ítem. La banda en vivo potencia todo y les da más vida a los personajes, ensamblada por la dirección musical de Martín Rodríguez.

Merecidos todos los premios que acumula al día de hoy “Los Monstruos” como los ACE, Hugo de Oro, Trinidad Guevara y Florencio Sánchez. Con una historia cercana y dos actores inmensos a pocos metros de uno, emocionando minuto a minuto.

Por Mariano Casas Di Nardo




domingo, 29 de octubre de 2017

“Villanos, el musical”

Nueve actores en escena, toda la oscuridad de los villanos de las películas de Disney, canciones en vivo, coreografías alegres y una dramaturgia inédita, para una obra de teatro infantil que cautiva a los niños de principio a fin. Impensado para el pequeño espacio que deja el escenario del teatro Terraza del Paseo La Plaza; sin embargo a su director Leandro Montgomery nada parece resultarte imposible y siempre, en cada puesta, va por más. Porque “Villanos, el musical” deja la misma sensación en los chicos que esos grandes espectáculos que pueden verse en los teatros más grandes de la Avenida Corrientes.

Para esta nueva etapa del grupo Rueda Mágica, que incluye canciones en vivo y un plus actual a la dramaturgia de Walt Disney; su autor y director Montgomery, pone en escena a los principales villanos de las películas animadas. Total acierto para una trama que tiene a malvados Hades (de “Hércules”), Garfio (“Peter Pan”), Maléfica, Reina Malvada (“Blancanieves”) y Úrsula (“La Sirenita”) en conflicto con sus identidades, ya que luego de sus fracasos en sus respectivas historias, pierden fuerza y dos auditores quieren sacarlos del Inframundo por no ser merecedores de tal honor. Por ello, deben demostrarles con nuevas crueldades que pueden seguir ocupando ese lugar temerario. Sin los héroes en escena, es Hades junto a sus secuaces Pena (Federico Araujo) y Pánico (Omar Morón), quien toma la posta de líder y es quien guía a todos sus pares a recuperar el terreno perdido.

En “Villanos, el musical”, Montgomery incluye guiños adultos con canciones y respuestas inmediatas, sale de lo tradicional de los cuentos infantiles para ponerle una cuota de ironía; sin embargo lo que lo eleva a otro nivel teatral, son las canciones en vivo. Así, los que más se destacan son Bárbara Lloves Millán como Reina Malvada y Mariana Gottschlich en el rol de Maléfica. Comentario aparte para Julieta Cardinali, quien como Úrsula, brilla tanto en el canto como en la actuación. Ella en cada aparición es el centro de toda la atención y así es difícil seguir al resto. Su impronta, gestos, modos y espontaneidad, la convierten en el punto más alto de la obra. Alejandro Godoy como Hades, también luce recitando sus canciones. En un plano secundario aparece Garfio (Ariel Blanco). Como siempre, impecable el vestuario, gestión de la mencionada Bárbara Lloves Millán

“Villanos, el musical”, tal vez sea la obra más original, arriesgada e impactante del grupo Rueda Mágica. Una muestra de que esta compañía evoluciona a medida que evolucionan los chicos de hoy. Muy recomendable. Para chicos de hasta doce años y para padres de todas las edades que quieran divertirse durante una hora.

Por Mariano Casas Di Nardo.






miércoles, 13 de septiembre de 2017

"Beatnik"

Si había que imaginar a este grupo de efervescentes escritores neoyorkinos de los años cincuenta, la puesta creada por Osvaldo Laport es la que siempre querríamos ver. Sofisticada, artística, bohemia y representativa de la época, con todos los recursos puestos para que su sello estético luzca de la mejor manera. Vestuario preciso, iluminación exacta y la textura de los objetos escenográficos y la gestualidad de sus integrantes, calcados. Todo nos lleva a la concentración, salvo un aspecto técnico que es el sonido, aún no resuelto, en la inmensidad del bello teatro Lude.

Sorprende Laport con este grupo que rápidamente nos lleva a los impresentables de “Trainspotting”. Sin embargo, estos seis exquisitos e intrépidos intelectuales, más allá de sus deformidades juveniles, respiran y viven arte. Tendrán sus miserias, pero sus aciertos son trascendentales. Todos ellos, en la vida real, conocidos actores, un mix entre los surgidos de la televisión y los propietarios del off. Así, sobresalen por igual los seis. Nahuel Mutti como Allen Ginsberg, Sebastián Franccini como Lucien Carr, Martín Urbaneja como David Kammerer, Rodrigo Esmella como William Burroughs, Alejo Ortiz como Jack Kerouac y la única dama, Florencia Prada como Joan Vollmer.

De los mencionados, aunque el nivel es homogéneo y contundente, sorprende la intensidad escénica de Alejo Ortiz, la fuerza de Sebastián Franccini y la sensualidad, baile y distinción de Florencia Prada. El toque musical se lo da Matías D´angelo con su saxo en vivo, como punto fuerte; mientras que los gestos inherentes de Nahuel Mutti en su aproximación a Fito Páez, confunden. En más de un momento, pareciera estar en escena el autor de “El amor después del amor”.

Presentado el marco temporal, la obra cuenta las desventuras de los fundadores de la Generación Beat. Una historia real sobre periodistas, escritores, músicos y poetas, que marcaron y pavimentaron el camino de apertura a toda una franja etaria de intelectuales, no sólo en Estados Unidos, sino también de otros países. Esas ansias de cambiar el mundo desde su papel y lápiz, contando en prosa lo mal que camina el mundo según sus pareceres. 

Diálogos que interpelan a la esclavitud, que muestran la opresión por las necesidades y que realzan el valor de la vida y el no miedo a la muerte. Pero por sobre todo, sus seis integrantes, resaltan la necesidad de la libertad. De la libertad sexual, del consumo de drogas y de la expresión. De darle vida a las ideas y propagarlas con sus escritos. Entre ellos, la energía se hace fuego, mientras creen que el mundo le es adverso con el imperialismo como principal enemigo.

“Beatnik” es una interesante propuesta artística, preocupada hasta en el más mínimo detalle, para que cada segundo sea un fotograma de esas películas de cine negro que representan al Hollywood más turbio y decadente. Seis actores bien orientados por el excelente y puntual trabajo de su director Osvaldo Laport, por sobre el refinado libro de Francisco Scarponi.

Por Mariano Casas Di Nardo






lunes, 24 de julio de 2017

“Cuanticuénticos”

Canticuénticos es magnético. Difícilmente haya alguno en la inmensidad del teatro Astral que no se imante a ellos al escuchar los primeros acordes de su show. Sin grandes vestuarios, ninguna escenografía más que sus instrumentos, ellos elevan varios niveles de algarabía con sus canciones. Todo dentro del registro litoraleño, con canciones regionales de nuestra cultural más federal.

Canticuenticos son Ruth Hillar (voz, flauta, acordeón), Daniela Ranallo (voz), Laura Ibáñez (voz); Daniel Bianchi (guitarras, voz); Gonzalo Carmelé (bajo, contrabajo, voz), Sebastián Cúneo (producción, fotos y videos) y Cintia Bertolino (voz). Nahuel Ramayo (batería, percusión, voz) por su parte, es quien impone los momentos más divertidos con sus intervenciones.

Éxitos en su Santa Fe natal, el grupo recorre todo el país con su magia sinfónica. Canciones como “Quiero para mí”, “El mamboretá”, “Noni noni”, “Bate con la cucharita”, “Nada en su lugar”, “Viene para acá” y “Cumbia del monstruo”, hacen que todos los chicos junto a sus padres hagan las coreografías y los sigan al pie de la letra, durante los más de sesenta minutos que dura el show.

Intimistas, simples, exquisitos y cargados de creatividad, Canticuénticos, declarados de interés cultural por el Senado de la Nación por su “trayectoria y valioso aporte al cancionero infantil nacional y latinoamericano”, logra un show contundente y armónico, de esos que dejan al espectador con ganas de más. En estos tiempos, donde todo se complementa con Internet, buscarlos en YouTube es una opción para continuar con esa magia teatral en la casa de cada uno.

Por Mariano Casas Di Nardo




El mundo de Stefy y vos: “El carrusel mágico”.

Muy diversas son las expectativas del público a la hora de encontrarse en la platea del Picadilly Teatro, segundos antes de que salga a escena Stefanía Xipolitakis. Los padres, tíos o abuelos por ver a esa intensa mujer que supo ser mediática junto a su hermana Vicky, los chicos por divertirse con una obra narrada desde los cuerpos en movimientos; y los que suelen ir al teatro y hacen de esa disciplina su trabajo o su cotidianidad y exigen además de espectacularidad, arte. Las dos primeras instancias se cumplen a la perfección, porque “El mundo de Stefy y vos” hace disfrutar a todos. Y la tercera sorprende. Porque esa protagonista que transitó los livings de todos los programas de chimentos a caballo de un escándalo por semana, hoy está bien orientada en el camino de los infantiles. Canta en vivo, cuestión que muchas de sus colegas no lo hacen; y tiene el carisma necesario para adueñarse de la atención de los presentes. Y sobre todo, la madurez para ceder el protagonismo en muchos cuadros, por momentos a manos de Jimena Piccolo que hace de la villana Aracna y de Ignacio Morales que interpreta al Caballo héroe.

“El carrusel mágico” cuenta la historia de una vieja calesita que corre peligro de destrucción para que la malvada Aracna construya en su espacio una fábrica de cosméticos. Para evitar ese final, Stefy, la nieta del propietario, recurre a los personajes del mismo carrusel que toman vida para ganar la batalla. Así, el Arlequín (protector de la felicidad y alegría, Caballo (protector de la valentía) y el Príncipe Azul (protector del amor), coreografías mediantes y disparatados chistes, se unen en la batalla.

Con un grupo de baile efectivo que hace lo impensado en el pequeño espacio del escenario del Picadilly, son Jimena Piccolo, Celeste Campos que hace de Hada bondadosa y Francisco Eizaguirre (el  Príncipe valiente), quienes más se destacan. Párrafo aparte para Stefy que se pone a la altura de la situación y hace que todo luzca mejor.

“El carrusel mágico” termina siendo una muy recomendable obra para todos los chicos, con mucho baile, color, diversión y con una historia que deja un mensaje positivo en estos momentos de tanta negatividad.

Por Mariano Casas Di Nardo




lunes, 3 de julio de 2017

Peter Pan y las aventuras de Nunca Jamás

Versión libre de Ariel Osiris y Alejandro Borgatello, sobre el clásico de James Matthew Barrie creado en 1904, que Walt Disney hizo famoso en el mundo entero en 1953. Pero es aquí El Capitán Garfio (Franco Dabove) con su cómplice Sakir (que hace de Smee), quienes se llevan la atención de todos los pequeños, por su impronta escénica. Enfrente, de la vereda del bien, Peter Pan (Matías Ghioni) en su versión más punk, con pelo largo y tatuajes, intentará que el villano no se consagre como el rey de Nunca Jamás. Para ello cuenta con la ayuda del Cacique Nube Roja (Marcos Gómez), Wendy (Anush Bustos) y Reina Titania (Nadia Ostratiki).

La obra cuenta la historia de Peter Pan y sus amigos, quienes ven interrumpida la paz en Nunca Jamás, cuando El Capitán Garfio, en su afán de adueñarse de la isla, le roba el polvo mágico a la reina de las hadas. Y ya con sus superpoderes, intenta hechizar al mismo Peter Pan para que se sume a sus secuaces. Una historia muy bien narrada y distribuida en los casi cincuenta minutos que dura el relato.

Con la atención de los chicos desde el minuto inicial, la obra consigue sus puntos más fuertes en las peleas de espadas entre los dos protagonistas, en el pequeño espacio que permite el escenario del
Terraza Teatro Bar. Las coreografías también son para destacar, además del vestuario, sobre todo en los personajes de El Capitán Garfio y Reina Titania.

Actuaciones correctas, un hilo conductor que no deja caer la atención, y canciones con diálogos desopilantes, que traccionan de inmediato las risas de los más pequeños. “Peter Pan y las aventuras de Nunca Jamás” es una linda opción para ver teatro en familia del universal repertorio infantil.

Por Mariano Casas Di Nardo




jueves, 1 de junio de 2017

"La vida es una milonga"

“La vida es una milonga” es una disparatada comedia que nos lleva de la mano por el pasado y el presente. Con chispazos de teatro costumbrista, con pinceladas de tango y algo de rock de los 90, la obra divierte por lo desopilante de sus personajes, sobre todo el de Flora (Elena Brozzo). Se suman, a ella, pieza fundamental de la historia, por su grandilocuencia y su afinidad con el público, la simpatía y belleza de Evelyn Alfonso como La Miriam, quien sin dudas, dará que hablar en el futuro por su carisma tanto para la comedia como para el baile; y Nicole de Paula como Rubí, la protagonista quien a fuerza vocal, se roba los corazones de toda la platea.

La obra cuenta la historia de una joven llamada Rubí quien sueña con convertirse en una estrella de rock, cuando sus trabajos de bailarina y la presión de su pareja Francisco para que cante tangos, son predominantes. Sin embargo, ella con su voz, hará todo lo posible para torcer el camino a su favor.

Escrita por el uruguayo Dino Armas y adaptada y dirigida Alicia Verón, “La vida es una milonga” se disfruta por su dinamismo, por el entusiasmo de su elenco y por una historia que nos lleva para la nostalgia como para la risa, según los remates de sus protagonistas. Recomendada. 

Por Mariano Casas Di Nardo
@MCasasDiNardo